La Soja en la Cocina China: Leche, Habas y Tofu

Ni Hao Restaurante Chino-Asiático: Semillas de SojaLa soja es un ingrediente clave en la cocina china y ha sido así durante miles de años.

Si crees que el consumo de soja en China se limita a las habas (semillas) de soja, leche de soja y el tofu, estás equivocada. En realidad, hay cientos de diferentes tipos de productos alimenticios hechos de soja que forman parte de la dieta diaria en China.

Ya he escrito sobre el tofu, así que hoy me quiero centrar en la leche de soja, semillas de soja y queso de soja.

Habas (semillas) de soja

Empecemos con la forma original en la que la soja se presenta en la naturaleza: las semillas de soja. Aunque es difícil encontrar semillas de soja en los supermercados españoles, sí se venden en la mayoría de los supermercados chinos en España. Se venden las habas secas y duras, así que, si decides cocinarlas, tienes que remojarlas en agua por lo menos durante una noche para conseguir que estén blandas y listas para cocinar.

Una forma popular de cocinarlas es salteándolas (stir-fry). A mí me gusta hacerlo con pequeños trozos de tofu y zanahoria; o se pueden sofreír en aceite, hasta que queden crujientes. Se pueden tomar así como aperitivos o guarnición.

Leche de soja

En China, la leche de soja está algo más espesa de lo habitual en los países occidentales, y nunca se mezcla con ninguna otra cosa. Hoy en día, la leche de soja se puede hacer en el hogar mediante el uso de una máquina fabricante de leche de soja. Si te acuerdas de dejar las habas en remojo la noche anterior, a la mañana siguiente puedes hacer leche de soja pura en 10 minutos.

La leche de soja es un componente esencial de un desayuno chino.

Cuajada de soja seca

Se pueden encontrar generalmente dos tipos de cuajada de soja seca (dried beancurd – hecha desde la nata que se forma en la superficie de la lecha de soja hervida) en los supermercados chinos. El primero viene en la forma de un palo; el segundo viene en una hoja.

Ambos necesitan ser remojados en agua primero. Puedes sumergirla en agua tibia (nunca demasiado caliente) durante un par de horas, y luego usarla para ensalada.

Condimentos

Hay muchos condimentos a base de soja, como la salsa de soja, pasta de soja, aceite de soja. La mayoría de ellos son esenciales en la vida cotidiana china y se pueden encontrar en todas las cocinas en el norte de China.

En otros artículos seguiremos hablando de la soja y de platos que dependen mucho de ella para su sabor y textura.

Especias y Salsas Chinas Imprescindibles (II)

Cinco Especias en Polvo

El polvo de cinco especias aporta un sabor poderoso. Cuenta con una base simple – sólo cinco ingredientes – pero un par de ellos no son tan normales en la cocina occidental. No se puede obtener el golpe de sabor de las cinco especias en polvo con ningún ingrediente de sustitución, y una pequeña cantidad puede despertar los sabores de verduras, carnes, almidones y frutas.

La mezcla básica se compone de anís estrellado, semillas de hinojo, pimienta de Szechuan, canela (o cassia) y clavos. Aunque se puede hacer un polvo de cinco especias pasable usando cantidades iguales de todos los ingredientes, hay una serie de variaciones que utilizan más de uno o menos de otro para crear sutiles diferencias. Algunas mezclas incluso incorporan otros sabores chinos comunes, como el ajo y el jengibre, para ahorrarte la molestia de tener que añadirlos a tus recetas por separado.

Cocina china: polvo de cinco especiaspolvo

Cinco Especias en Polvo

Salsa Hoisin

Los amantes del pato pekinés o platos mu shu ya conocen muy bien la salsa hoisin, también conocida como salsa de Pekín. Más espesa que una salsa media (es parecida a la consistencia del ketchup), la salsa hoisin es extremadamente versátil y se utiliza comúnmente como una salsa de acompañamiento, como adobo para carnes a la parrilla o como ingrediente en platos salteados.

Aunque tiene un sabor ligeramente picante, la salsa hoisin es más conocida por la dulzura que presta a los platos, gracias a ingredientes como el azúcar, las batatas, la soja y la harina de trigo. Se puede añadir también ingredientes como el ajo, los chiles y el polvo de cinco especias.

Jengibre

El jengibre es una especia indispensable que puede añadir picante y delicado sabor a los platos de carne, verduras y pescado. Un rizoma de la planta Zingiber officinale, el jengibre se vende fresco, en polvo, encurtido y confitado.

Para probar su verdadero sabor fresco y sutil con un regusto picante y aroma floral, olvida la variedad seca y elige una raíz fresca. El jengibre es como una raíz nudosa de color beige con una cubierta parecida al papel. Una vez quitada la capa exterior, la carne fibrosa de color amarillo claro puede ser rallada o cortada en trozos pequeños y se puede añadir a alimentos tanto cocidos como fríos.

Para conservar el jengibre fresco para su uso posterior, córtalo en pedazos de 1,25cm y colócalos en un frasco de vidrio con una tapa hermética. Cubre el jengibre completamente con jerez o vino blanco y guárdalo en el frigorífico. El jengibre también se congela bien – lo único que hay que hacer es sellarlo en papel transparente.

Receta Comida China: Salsa Agridulce

¿Quieres preparar tu propia salsa agridulce en casa? Esta es una receta rápida y fácil que puede servir como salsa para un plato elaborado (cerdo agridulce, por ejemplo) o como salsa dip para mojar. Las salsas que elaboramos en los restaurantes son un poquito más complicadas, pero esta sale bastante bien. Puedes ir variando las cantidades, sobre todo de vinagre y azúcar, para adaptarla a tu gusto de dulce o agria.

Restaurante Asiatico Ni Hao: Salsa Agridulce

Tiempo de cocción: 5 minutos
Tiempo total: 5 minutos

Ingredientes:

  • 80 ml de vinagre de arroz (Nota: el vinagre de arroz da mejores resultados que el vinagre de vino corriente)
  • 4 cucharadas de azúcar morena
  • 1 cucharada de ketchup
  • 1 cucharadita de salsa de soja
  • 2 cucharaditas de maicena mezclada con 4 cucharaditas de agua

Preparación:

  1. Mezclar el vinagre, azúcar morena, ketchup y salsa de soja y ponerlo todo a hervir en una olla pequeña. Mezclar la maicena y el agua, añadir los demás ingredientes y remover para espesar.
  2. Si quieres, puedes añadir un pimiento verde, cortado en trozos y los trozos de piña que quieras después de añadir la maicena. Para una salsa más espesa, aumentar la maicena a 4 cucharaditas con la misma cantidad de agua.

Bueno, dijimos al principio que era una receta rápida y fácil – pero no te imaginabas que tanto, ¿verdad?