Filosofía y la comida china

El arte de la cocina china se ha cultivado y perfeccionado a lo largo de cientos de años. La leyenda cuenta que la cultura de la cocina china se originó en el siglo XV antes de Cristo durante la dinastía Shang y fue introducida originalmente por Yi Yin, su primer Primer Ministro.

Las dos filosofías dominantes de la cultura china – el confucianismo y el taoísmo – han tenido una honda influencia en la historia política y económica del país, pero es menos conocida su también importante influencia en el desarrollo de las artes culinarias.

Restaurantes chino-asiaticos Madrid Ni Hao

Confucio (cortesía Wikipedia)

Confucio hizo hincapié en los aspectos artísticos y sociales de la cocina y la comida. Los chinos no nos reunimos sin que ocupe un lugar la comida – se considera de mala educación invitar a amigos a tu casa sin darles alimentos adecuados.

Confucio estableció las normas de la etiqueta de la cocina y de la mesa, la mayoría de las cuales siguen vigentes hasta hoy. El ejemplo más obvio es la costumbre de cortar la carne y las verduras en trozos del tamaño de un bocado durante la preparación de los alimentos en la cocina, en lugar de utilizar un cuchillo en la mesa. Confucio relacionaba los cuchillos con actos de agresión y consideraba que no tenían lugar en la mesa.

Confucio también promovió la mezcla de ingredientes y condimentos para crear un plato harmonioso, en lugar de degustar los componentes individuales. Su prioridad era la armonía. Él creía y enseñaba que sin la armonía de los ingredientes no puede haber sabor. También hizo hincapié en la importancia de la presentación y del uso del color, la textura y la decoración de un plato. Sobre todo, la cocina se convirtió en un arte más que una tarea que hay que soportar, y este filósofo jugó un papel decisivo en la promulgación de la filosofía de “vivir para comer” en lugar de “comer para vivir”.

Restaurantes chino-asiaticos Madrid Ni Hao

Lao Tse (cortesía Wikipedia)

El Taoísmo (fundador Lao Tsé, a la izquierda), sin embargo, fomentó la investigación de los aspectos nutritivos de los alimentos y de la cocción. En vez de centrarse en el sabor y la apariencia, los taoístas se interesaban en las propiedades vitales de los alimentos.

Siglos después, los chinos han descubierto las propiedades curativas de todo tipo de raíces, hierbas, hongos y plantas. Han enseñado al mundo que el valor nutritivo de las verduras se destruye con un exceso de cocción (en particular de ebullición) y, además, han encontrado que los alimentos con gran sabor también tienen valor medicinal.

El resultado de las influencias de estas dos corrientes filosóficas es que la comida china es muy saludable, a pesar de que muchos de los alimentos se fríen. Esto se debe a la utilización de aceites polinsaturados (se usan una sola vez y se desechan) y la exclusión de los productos lácteos. Además se consume poca grasa animal por la forma de cortar la carne antes de cocinar.

Así que, la próxima vez que tomes tu comida o cena en Ni Hao, piensa un poco en la larga historia de la comida china y en la influencia de la filosofía en su desarrollo. No hace que los alimentos sepan mejor, pero da mucho que pensar, ¿verdad?

Té chino

Hoy vamos a hablar de algo tan ligado a la cultura alimenticia china como el té. Tanto que la tradición china sencillamente no se puede entender sin la cultura del té. Lo que es más, la producción del té también ha desempeñado un papel impulsor del desarrollo económico a lo largo de la evolución de la sociedad china. Al mismo tiempo, el consumo del té se ha mantenido en todo momento como práctica habitual de la vida cotidiana – y sigue siéndolo hoy en día.

Historia del té chino

Restaurantes chino-asiaticos Ni Hao Madrid

Té chino en tazas ceremoniales

La historia del té chino es una historia de refinamiento largo y gradual. Generaciones de agricultores y productores han perfeccionado la forma china de fabricar el té, con sus muchas variaciones regionales únicas.

La idea original se atribuye al legendario emperador Shennong, que se dice que vivió hace 5.000 años. Sus sabios edictos requerían, entre otras cosas, que toda el agua potable fuera hervida como precaución higiénica. Se cuenta que, un día de verano, durante su visita a un lugar lejano de su reino, él y su corte se detuvieron a descansar. De acuerdo con su edicto, los funcionarios comenzaron a hervir el agua para que la corte bebiera. Las hojas secas de un arbusto cercano cayeron en el agua hirviendo, y una sustancia de color pardo se infundió en el agua. Como científico, el emperador se interesó en el nuevo líquido, bebió un poco, y le pareció muy refrescante. Y así, según la leyenda, se creó el té en el año 2.737 antes de Cristo.

Las ventajas de tomar té

El té ha sido una de las necesidades diarias en China desde tiempos inmemoriales. A millones de personas les gusta tomar su taza de té después de toda comida. Y no es de extrañar cuando consideramos todos los beneficios de esta bebida.

En verano o en un clima cálido, el té parece disipar el calor y traer un refrescamiento instantáneo, junto con una sensación de relajación. Por esta razón, las casas de té abundan en ciudades y pueblos del sur de China y proporcionan a los jubilados un sitio para reunirse y charlar tomando cada uno su taza de té.

Médicamente, la hoja de té contiene una serie de productos químicos, de los cuales el 20-30% es ácido tánico, conocido por sus propiedades anti-inflamatorias y bactericidas. También contiene un alcaloide (5%, principalmente cafeína), estimulante para el centro neurálgico y para el proceso del metabolismo. El té que contiene aromáticos puede ayudar a disolver la carne y la grasa y por lo tanto favorecer la digestión. Es, por tanto, de especial importancia para las personas cuya dieta incluye mucha carne, como algunas de las minorías étnicas de China. Un proverbio popular entre estas etnias dice, “Es mejor pasarse sin sal durante tres días que sin té un solo día.”

El té también es rico en vitaminas diferentes y, para los fumadores, ayuda a depurar el sistema de nicotina. Y si bebes demasiado vino, el té fuerte puede ayudar a despejarte y devolverte energía.

Una nota de cuidado

Sin embargo, hay que tener cuidado de no tomar demasiado té ni un té demasiado fuerte, ya que esto puede irritar la membrana del estómago y causar indigestión o estreñimiento o dar lugar a un insomnio ocasional, entre otros problemas.

Pero no te preocupes – no es difícil disfrutar de todos los beneficios del té – y de su sabor delicioso – sin padecer los efectos indeseables: simplemente modera tu ingestión y procura que no esté demasiado fuerte.

Diferencias entre Asia y Europa a la hora de comer

En mi último artículo te di ya una pista de lo que iba a explicarte hoy, y son las diferencias entre Asia y Europa a la hora de sentarse a comer. Como siempre, te voy a hablar de lo que mejor conozco, que son las costumbres de China, pero, como en casi todo lo demás, las costumbres de otros países asiáticos son muy parecidas.

La primera diferencia, y la que se nota a primera vista, es que en Asia se come con palillos, en vez de con tenedor y cuchillo. Pero esto lleva a una diferencia más importante aún, que es la forma en que se presenta la comida. En Asia, en casi todos los platos, los ingredientes de la comida hay que cortarlos en trozos que caben en la boca antes de cocinarlos. En Europa, con el tenedor y cuchillo, esto no es necesario, y los ingredientes se suelen cocinar en trozos grandes para cortarlos en el mismo plato en el momento de comerlos. En otro artículo más adelante nos ocuparemos de la etiqueta de los palillos – qué se debe de hacer y qué no se debe de hacer con ellos durante la comida.

La segunda diferencia importante, como señalamos en nuestro último artículo, es que los platos no se sirven de forma individual, sino que se colocan en el centro de la mesa para que todos los comensales puedan ir tomando un poco de todo.

Comida china en mesa redonda

Esto también influye en la forma que suelen tomar las mesas. Como se considera de mala educación extender el brazo delante de otra persona para llegar a los platos más lejanos, en Asia se prefieren las mesas redondas o cuadradas, en vez de las alargadas tan comunes en Europa. Así, los platos suelen estar al alcance de todos sin tener que pasar la mano por delante de otras personas para alcanzarlos.

En el último artículo también dije que en las comidas (y cenas) no se bebía. En realidad, debía haber dicho que no se toman bebidas refrigeradas, tales como el agua o los refrescos, porque se cree que las bebidas frías no van bien con los alimentos calientes y pueden llevar a cortes de digestión u otro tipo de molestias. Pero los adultos, y sobre todo los hombres, sí toman bebidas alcohólicas. De éstas, la más común es el aguardiente de arroz (sí, se toma aguardiente durante la comida), aunque últimamente se va haciendo cada vez más popular el vino. Y entre los vinos más populares están los españoles, sobre todo los de La Rioja. Y, como también expliqué en el último artículo, nunca falta el té, que se toma en cualquier momento de la comida.

Finalmente, otra cosa que choca mucho entre los europeos es que todos los platos se sirven casi al mismo tiempo – se van sacando cuando están listos y no se diferencia entre entrantes y segundos platos. Esto quiere decir que la sopa a lo mejor no sea el primer plato en servirse, y se va tomando poco a poco con todos los demás platos. Y lo que puede chocar a un occidental aún más es que el último plato en sacarse suele ser el pescado – cuestiones de superstición.

Por lo tanto, si en un restaurante asiático quieres tomar algún plato en forma de entrante, y terminarlo antes de te traigan los demás platos, hay que decirlo claramente al pedirlo – si no, te traerán todos los platos uno detrás de otro y casi a la vez. Y no es, como se cree en algunos momentos, falta de cultura, sino todo lo contrario – es nuestra cultura  asiática.

Creo que éstas son las diferencias más sobresalientes entre las costumbres asiáticas y europeas a la hora de comer. Desde luego hay más, pero las demás no chocan tanto y quizás tengamos tiempo de comentar algunas de ellas en futuros artículos.