Los platos salteados

Una de las técnicas más usadas en la cocina china es el salteado en wok (“chao” en chino, “stir fry” en inglés). Hoy quería darte seis consejos para que tus platos de salteado en wok salgan lo mejor posible.

  1. wok para cocina china

    Un wok nuevo

    Elige bien el wok. Lo ideal es que tenga un fondo plano de 28 cm de acero de carbono (o antiadherente si prefieres – yo utilizo uno antiadherente en casa y me funciona muy bien). Para 4 raciones de una receta general, 28 cm es el tamaño ideal. Un tamaño mayor es difícil de calentar en las cocinas actuales, y uno más pequeño hace que los alimentos se apelmacen y se cuezan a fuego lento en lugar de saltearse.

  2. Asegúrate de que las verduras estén secas antes de cocinarlas. Si añades las verduras húmedas se perderá gran parte del calor del wok. Para secarlas, las puedes meter en una máquina para secar lechuga o usar papel de cocina.
  3. Limita la cantidad de comida que cocinas a la vez. Si es necesario, saltea los ingredientes por separado y combínalos sólo al final del proceso.
  4. Precalienta el wok. Cuando piensas que el wok está bien caliente, echa una gota de agua. Si se evapora en un segundo o dos, ya está. Precalentar el wok a este punto, pero no sobrecalentarlo, evitará que se peguen los alimentos.
  5. Usa el aceite correcto. El aceite tradicional que se utiliza en la cocina china es el aceite de cacahuete, pero la mayoría de los aceites vegetales refinados funcionan bien, por ejemplo el aceite de girasol. Sin embargo, evita el aceite de oliva virgen extra, que tiene un punto de humeo demasiado bajo.
  6. Corta todos los ingredientes del mismo tamaño. Si intentas mezclar piezas gruesas con otras finas, para cuando se hayan cocinado las gruesas, las finas estarán carbonizadas.

Pero como una imagen vale más que mil palabras, te recomiendo ver este vídeo – es una receta sencilla y deliciosa de verduras salteadas en wok:
Verduras con soja en wok

Aprende de los osos panda – ¡come bambú!

Acabo de ver una página muy interesante en internet que habla del bambú y sus beneficios.

Parece que, primero, es una planta que ayuda a nuestro medio ambiente absorbiendo CO2, evita que la lluvia se lleve la tierra y sirve de cortina cortavientos.

También tiene un sinfin de usos, incluso fabricando casas, muebles y un montón de otras cosas.

Pero lo que más nos interesa es su uso como alimento. Los brotes tiernos de bambú tienen alto contenido en fibra, , son muy buenos para problemas osteoarticulares, para la menopausia de las mujeres, etc.

Y, una cosa que no sabía: ¡es un afrodisíaco! Así que no esperes más, ven a nuestro restaurante y prueba cualquier plato con brotes de bambú (¡en compañía, claro está!): tenemos gambas, ternera, pollo o pato con bambú y setas chinas. ¡Sólo se vive una vez!

Puedes ver más información sobre el bambú en este enlace:
El bambú: bálsamo para las articulaciones

Tofu – Alimento versátil y sano

Tofu en cubos

Tofu en cubos

Hoy nos centraremos en un alimento que es quizás el más versátil de toda la comida asiática – el tofu. El nombre en español viene de la palabra japonesa “tofu”, que a su vez proviene del chino “doufu”, que significa, más o menos, “cuajada de soja”.

Se prepara a partir de semilla de soja, agua y un coagulante. El primer paso es hacer lo que se llama leche de soja, que primero se coagula y después se prensa para separar la parte líquida de la sólida. El proceso de preparación se parece mucho a la preparación del queso. El producto final también tiene una textura parecida a la del queso fresco. Tiene un color blanco cremoso, un sabor delicado, y se suele presentar en forma de cubos blancos.

En España – y en toda Europa – los que mejor conocen el tofu son los vegetarianos. Como no lleva ningún ingrediente de origen animal, y además es una gran fuente de proteínas, los vegetarianos lo toman en multitud de formas distintas como sustituto de la carne. Por ejemplo, en nuestros restaurantes Ni Hao presentamos un plato de pato de tofu para vegetarianos – se llama “Mok-Duk”, y se sirve chisporroteando en una bandeja caliente (al tie-ban).

El tofu no sólo es un alimento muy versátil, sino también muy sano – es bastante más sano y natural que la carne porque no lleva las toxinas que lleva ésta. Además de proteínas, también proporciona aminoácidos, potasio, hierro y un alto contenido en calcio. Su bajo contenido calórico lo hace ideal para incluir en las dietas para adelgazar, y resulta también digestivo y suave y no lleva colesterol.

El tofu es un ingrediente esencial en muchos platos orientales. En nuestros restaurantes Ni Hao, además del Mok-Duk que mencionamos antes, lo servimos de dos formas distintas: Tou-Fu a la cazuela, plato suave de tofu frito con una mezcla de verduras; y Ma-Bo Tou-Fu, plato más picante, preparada con una mezcla de salsa de soja, salsa de tomate y distintas especias. Y, por supuesto, los que habéis probado la sopa de miso en nuestro restaurante de Sanchinarro, sabréis que el tofu es un ingrediente muy importante en este plato.

Hasta ahora lo positivo, que es muchísimo. Pero también tengo que decir que a muchos europeos les cuesta acostumbrarse al tofu – les resulta muy blando de sabor (¡algo así como tomar el queso fresco como plato principal!). Si quieres probarlo, sugiero empezar con el Ma-Bo Tou-Fu, que tiene algo más de sabor, sin pasarse de picante. ¡Qué guste!